Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 18 de marzo de 2011

(Divagando) a lo random

Tengo un cojeculo de ideas aprisionadas en mi cabeza sobre las cosas que quería colocar en el blog (que creanme, eran muchas), pero justo en este momento que tengo tiempo de escribirlas, no me viene ninguna de esas geniales ideas que se em ocurren mientras estoy en clases, bañandome, comiéndome una empanada o haciendo cualquier otra cosa; definitivamente tengo que comprar una agenda.

Procedo, desde aquí, a ponerme un parche de pirata para imitar a Walter Martinez y su Dossier.



Primero: sobre Japón

El acontecimiento mas notorio en lo que va de año 2011, sin duda ha sido la devastación de la isla nipona a manos de un terremoto de escala 9, seguido de un tsunami que trajo a la realidad las mas espeluznantes ilusiones visuales creadas en los laboratorios judíos de manipulación y enajenación mental (también conocidos como Hollywood), y aderezado con un riesgo de contaminación radioactiva y /o catastrofe nuclear. La analogía mas sencilla que describe lo que vive Japón hoy día, es la de ponerle un tumbarranchos (o cualquier fuego artificial explosivo) a una plasta de mierda tirada en frente de tu casa: ya de por si la cagada es mala, muy mala, pero el hecho de que vaya a explotar, salpicando todo a su alrededor, va mucho mas allá.

Espero ansiosamente que la situación se solvente, tanto por losmismos japoneses (que ya suman entre víctimas y desaparecidos, unas 16.000 personas, además de multimillonarios daños materiales) tanto por nosotros mismos: recordemos que somos asiduos consumidores de una incontable cantidad de rubros exportados de la isla, y además hay un riesgo latente de que la situación nuclear empeore, y ello no será nocivo únicamente para Japón y sus áreas mas próximas, sino para todo el jodido planeta, que ya viene padeciendo las graves consecuencias de la desidia humana.

Segundo: sobre Gadafi

Este hombrecito, presidente de un país norafricano, rememora al mejor villano de películas al estilo de Aladdin, Matilda (¿recuerdan a Tronchatoro?) o la patética película de Street Fighter, donde M.Bison quería controlar el mundo desde un islote, un peo así era, no recuerdo. 

Lo cierto es que, mas allá de cualquier comparación, y palabras mas, palabras menos, ya el cuento es harto conocido, y este anciano decrépito es el vivo y palpable ejemplo de que el poder en exceso, rodeado de aduladores, sin ningún tipo de medio de control dentro del mismo Estado, definitivamente es nocivo.

No faltará el hippie papanatas que crea lo que dicen los 2347802374 medios pseudocomunistoides que aseveran que el problema es el petróleo: visto desde un ángulo mas progresista y realista, el pueblo libio se cansó de verse sometido al albedrío y la soberbia de un solo hombre que, como Xerxes, se cree un semi-Dios, intocable, imprescindible. Por supuesto, no son ideales de libertad y justicia los que mueven el brazo armado de los Estados Unidos y la comunidad europea, y es obvio que hay intereses económicos en juego, pero si es por detener a un genocida que levanta armas contra su propio pueblo en pro de perpetuarse, todo es válido.

Bravo pueblo de Venezuela, es hora de observar ese espejo.

Tercero: sobre...

Me dieron ganas de cagar, hasta la próxima