Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 11 de enero de 2010

Avatar 3D: mi review



En español no puedo hallar una palabra, digamos, introductoria, que sirva de prólogo a una descripción del sentimiento de satisfacción tan grande que me dejó esta película. La mas acercada en inglés, sería algo como:

IN-FUCKING-CREDIBLE!!!!

En nuestro idioma, sería el equivalente a decir:

¡QUE VAINA TAN ARRECHA, MALDICIÓN!

Y es que eso fué justo lo que dije cuando los créditos comenzaron a salir, la sala de cine empezó a encender las luces y yo aplaudía solo como un imbécil. Mis ojos jamas se habían sentido así, como un clítoris al que una lengua visual estimula por mas de dos horas.

Cameron es sin duda el hijo de puta mas grande en la historia del cine. Lo hizo con Titanic (no es que me guste Titanic, pero por algo ha sido la que mas ha vendido en la historia) y ahora está próximo a lograrlo nuevamente con esta joya visual. Recordman, you Mr. Cameron.

Mucho había escuchado hablar de las grandes espectativas que se tenían de esta película. Yo simplemente la tomaba por otra película insufrible tipo Disney, pero definitivamente el oleaje que traía esta película, con un sinnumero de comentarios y recomendaciones, me arropó, por lo que me decidí a verla, no de manera ordinaria, sino en 3D: creo que en esa sala de cine, volví a sentir lo que es ser un niño.

Y es que como ferreo aficcionado de la ciencia ficción, no podía creer estar viendo algo que al parecer mezclaba toda esa gama de elementos que durante mas de una década han marcado y determinado mi orientación cinéfila: podía identificar elementos puntuales de películas épicas y legendarias, muchas de las cuales reposan en mi memoria como mis favoritas: El Señor de los Anillos, Apocalypto, La Matrix, la misma Titanic, la reciénte Distrito 9. ¡Todo eso en una sola película!. No me mal entiendan, ya que no estoy diciendo que Avatar sea una mezcla de las que nombré, he inclusive no son comparables en lo absoluto. Pero yo, partícularmente, me sentía viendo un exquisito condensado argumental, visual y sonoro de todas las que mencioné. Fué mi experiencia. Mi increible experiencia porque vaya que la disfruté!

Tal como comenté: Cameron se ha dado el lujo que no se pudo dar, por ejemplo, Peter Jackson como director de "El Señor de los Anillos" en sus tres entregas, y es haber creado una trilogía de su propia inspiración que muy seguramente pasará a los anales de la historia cinematográfica. No creo tener que recordar a quien pertenece el enorme arsenal conceptual del Señor de los Anillos. Cameron, para mi, está próximo a evocar lo que hizo George Lucas con Star wars: crear su propio mundillo, trascendental y de alguna forma, inmortal.

Personajes, efectos, fauna, flora, paisajes, armamento, secuencias bélicas... todo en esta película no merece para mi otro calificativo que no sea "increible".

Y que decir de los efectos 3D en la oportunidad que la ví. Es tanto como tomarte una Coca-Cola bien fría después de haberle corrido 6 cuadras a unos choros, como fumar después de tirar, como un postre de quesillo luego de haber comido Pizza Cuatro Estaciones. Es hacer mejor lo que ya de por si era bueno (exceptuando el ejemplo de la corredera hamponil, claro)

Dénse el lujo, corran, vean esta película en 3D y salgan excitados con ganas de tirarse al mundo como yo salí.

De mi parte, me sentaré a esperar con ansias enormes una secuela para esta obra magistral.


P.S: Esta película posiblemente sea el sueño encarnado de cualquier friki mal pegado con World Of Warcraft, Lineage, Mu o cualquier MMORPG de los actuales: ser su propio personaje en la vida real, y no el perdedor que en realidad es

lunes, 4 de enero de 2010

Review de unas películas ahí....

Ya se me ha vuelto una costumbre, desde que tengo Internet en mi casa, bajar ilegalmente una quinientada de películas para eludir a como de lugar la ladilla propia de los 1ros de Enero. Esta vez me fuí por las mas sonadas en el 2009 y que lamentablemente no pude ver en las salas de cine, pero que tenía como tarea pendiente:



Inglorious Basterds.

Mi puntaje: 10/10

Película cruda, sarcástica, violenta, capaz de enfriarle los huevos hasta a un forense, pero absolutamente elegante y por sobre todos los calificativos, excelente. Ambientada en la Alemania nazi, la película va narrando paralelamente la historia de los bastardos, tipos con las bolas muy puestas dispuestos a morir sólo por hacer pasar un muy mal rato a los nazis, y de Shoshanna, una chica judía sobreviviente del exterminio perpretado contra su familia, que por sobre todo, busca vengarse de los alemanes enfermos. Película con segmentos memorables: el Oso Judío en acción y el tiroteo en el bar fueron mis partes favoritas en la vida, además de todas las escenas en las que el Sgt. Hans (interpretado por Christopher Waltz, quien sin duda se merece el Oscar por esta actuación) hacía gala de un erizante cinismo en pro de lograr su cometido: descubrir y cazar judíos. Por alguna extraña razón, y me pasa en casi todas las películas de Tarantino, me reventé de la risa hacia el final de la película, quizá por lo infinitamente genial que es.





District 9

Mi puntaje: 90834563699922200/10

El mejor caramelo para sacarse ese desagradable sabor que dejan hartas plastas de excremento con las que moldean bodrios de la talla de 2012, Día de la Independencia, El Día que la tierra se detuvo y demás ñoñas en las que los gringos siempre salvan el día, son los héroes y fornican con rubias de la casa Playboy. Peter Jackson, mente maestra detrás de poesías visuales de la talla de la trilogía del Señor de los Anillos, nos presenta una película de extraterrestres totalmente distinta, nueva, fresca, innovadora. Como bien lo dejan en claro desde el mismo inicio de la película, no se trata de la casa blanca o de Nueva York, ni siquiera de una ciudad norteamericana: se trata de una ciudad sudafricana en la que los aliens, lejos de querer invadir, simplemente se han quedado accidentados y sólo desean poder irse. No se trata de seres invasivos y/o agresivos, sino mas bien de seres en cierto modo pacíficos que deben soportar todas las vejaciones, humillaciones y discriminación del hombre en su calidad de "seres inferiores" y no deseados. A pesar de lo repulsivos que fisicamente son, al final de la película el espectador termina teniendo una mayor empatía con los intrusos que con los mismos humanos, y si la viste y no te pasó así, anda a cagar. La trama es superentretenida, los efectos increiblemente bien elaborados, pocas ninguna sutileza para hacer la película mas agradable para tu abuelita (no hay variantes entre como asesinan a un extraterrestre o como desmiembran aun ser humano, con efectos "gore" de lo mas exquisitos), disparos, tiroteos, armas capaces de vaciarle la mierda de la cabeza a quien se atraviese. Solo se que puedo ver esta película unas 3000 veces mas antes de aburrirme. Super recomendada.

Al igual que yo, quedarán con ganas enormes de una secuela (o parte 2).





Bruno


Mi puntuación: 7/10


Esperaba esta nueva película de Sacha Barón Cohen con gran ansiedad. Había decidido rotundamente no bajarmela para poder verla en el cine, puesto que hace ya unos 4 meses, había visto que Cinex la estaba anunciando como próximo estreno. No ocurrió, la vetaron, no hablaron mas del tema, quizá parte del socialismo y de la formación del "hombre nuevo" que lamentablemente impide que la gente elija que ver y como entretenerse.  En fin, no me quedaba otra que verla pirateada en mi casa. Por otra parte, me considero a mi mismo un fanático de Borat, pero un fanático a rabiar, de esos que cuando quiere matar tiempo, olvidar alguna preocupación o simplemente relajarme, coloca Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan en el DVD player y se sienta a mearse de la risa durante poco mas de hora y media. Quizá por ello es que le doy un mísero 7 a esta película. Esperar algo que pueda superar a una de las películas mas hilarantes de todos los tiempos, es hacerse unas muy falsas espectativas: vive de ilusión y muere de desengaño, como dicen. Esta vez, Sacha nos presenta a un personaje completamente asimétrico de lo que se pudo ver en su primera película: un diseñador gay, desinhibido, atrevido, pero que de manera catastrófica, repite el mismo patrón que se presentó en Borat: una súbita caida en desgracia para luego salir a comerse el mundo. En lo personal, siento como si hubieran querido calcar con carboncillo la genialidad y la capacidad para hacerte reir horrorizandote. Claro, la película tiene muy buenos momentos en los que seguramente se te ruborizarán las nalgas o simplemente te reiras, e inclusive, me atrevo a decir que el final (los últimos 15 o 20 minutos de película) pagan toda esa horda de aburrimiento que a veces invade la trama, pero dificilmente quedarás con esa misma sensación de satisfacción que deja el kazakistaní al terminar la película. No se si lamentable o afortunadamente, Sacha Barón Cohen inventó un personaje que creció por si solo y que ni  el mismo podrá superar, al menos esa es mi percepción. Pese a todo ello, es una buena película para quien busque divertirse un rato a punta de humor explícitamente negro, pero ni por el coño esperes algo que pueda al menos igualar a Borat.